JUGO ARTESANAL DE UVA CUANDO SE RETORNE DE PLAYAS

Con apenas 2 meses que tomaron la decisión de salir a la carretera y ofrecer su jugo de uvas artesanal, esta pareja conformada por Javier Antonio Betancourt y Betty Santos, de Colombia, ha logrado una interesante acogida.

Viven 11 años en Ecuador y desde hace 4 años lo hacen en una hacienda vía a la costa, para administrar; en plena pandemia su propietario se ha desaparecido y creativamente se les ocurrió sostenerse de un producto que les genere ingresos diarios. Puso un letrero y los vehículos estacionan.

Están ubicados en el Km 75 retornando de Playas. Lo importante de su emprendimiento es lo novedoso. El sector se caracteriza por los clásicos cocos helados y pasabocas que conocemos: maduro con queso, tortilla de verde, papa rellena y otros.

Sin duda la originalidad y lo aventurado son riesgos pero, cuando se logra la aceptación del cliente, todo negocio crece. El vaso de uva fresca mediante trapiche artesanal, sin azúcar ni colorantes es una opción para degustar cuando retorne de la playa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *