En Ecuador, el plátano verde es uno de los alimentos preferidos en las cocinas, en especial en la Costa. Entre las variedades más conocidas están: el barraganete, el dominico y el hartón; su consumo es elevado debido a su amplia oferta de producción, beneficios nutricionales y bajo costo.

El Carmen, cantón que se ubica en el norte de Manabí, es el mayor productor de verde convirtiéndose el cultivo y cosecha, la principal actividad económica de la zona. Se calcula que al menos cuenta con más de 40.000 hectáreas de cultivo y su producción se destina para la exportación hacia Europa y los Estados Unidos.

La llegada del verde a América data de tiempos de la conquista española. Uno de los primeros platillos que se elaboró utilizándolo fue una versión similar al majado ecuatoriano, una mezcla de verde hervido y aplastado a manera de puré al cual se le añade refrito de cebolla, ajo, pimiento, sal y manteca de cerdo.

Y es justamente, la versatilidad en su preparación que lo ha convertido en un componente irremplazable en la gastronomía manabita. Cuando hablamos de bolón, tigrillo, tortillas, majado, empanadas, enseguida nos remite a la escena de las cocinas con fogones donde la familia se reúne a preparar las más ricas combinaciones de verde con carne, pollo, cerdo y mariscos.

A continuación, Lupe Gutiérrez, Chef ejecutiva de La Herencia Manabita destaca los beneficios de la ingesta del verde y opciones de preparación.

Su aporte a la salud
– El verde cocido contiene similares calorías de una papa.
– Ayuda a controlar los niveles de azúcar, interviene en la producción de hemoglobina y descompone las proteínas, con el fin de producir anticuerpos.

– Contiene hidratos de carbono que brindan energía al organismo.

– Su alto contenido en potasio ayuda a controlar los altos niveles de presión arterial. Incluso previene infartos y accidentes cardiovasculares.

– Beneficia al aparato muscular, su composición mineral ayuda a evitar debilidad muscular, calambres, entre otros.

– Ayuda a regular el tránsito intestinal debido a la presencia de almidones e hidratos de carbono. Es ideal para la recuperación de deshidratación y diarreas.

– Aporta fibra dietética y almidones que otorga una sensación de saciedad que aporta en la pérdida de peso. Incluso protegen la mucosa gástrica para personas con problemas de gastritis, acidez estomacal y úlceras gástricas.

Deliciosas preparaciones
Los platillos que se preparan con este alimento son muy variados y se pueden disfrutar a cualquier hora del día. Sus tipos de cocción pueden variar desde hervidos, en puré e incluso hechos al vapor. Por ejemplo, el restaurante La Herencia Manabita tiene las siguientes delicias:

Desayuno: una variedad de bolones de verde y maduro, corviche, colonche de camarón, longaniza y queso, bola de batea (patacones triturados con queso y leche), platos que se combinan con camarones, chicharrón, queso con sabor 100% manaba.

Almuerzo: el emblemático plato de la casa “Pásame al otro lado” que contiene una crujiente cama de cocolón más menestra de verde con queso acompañada de camarón, carne, chancho y pescado o marinero que incluye pulpo.

La Herencia Manabita promueve el rescate de los sabores de antaño de las cocinas manabitas tanto en sus locales de Quito y Guayaquil.

Por Destinos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.